Problema: Tienes invitados mañana. Los quieres consentir. La cita es a las 8 pm y son puntuales. Tu menú está planeado y todo bajo control. 

Excepto que…

La cena es hoy, no mañana. Te acabas de dar cuenta, y son las 7 pm. Control perdido.

Pregunta: ¿Qué haces? 

Respuesta: Distrae y Desvía - Pones un tablescape ES-PEC-TA-CU-LAR. Metes una botella de Prosecco 1928 a enfriar, pides Indian Paradise a Uber Eats (te vas a enamorar) y estás lista para que cuando lleguen tus invitados, su reacción sea “¡WOW, qué chula tu mesa!” 

Resolución del problema: Pero, ¿cómo pones un tablescape divino, fácil y sobre todo, rápido?

Enfócate en 3 cosas: 

  1. Manteles y servilletas chulos: No sé por qué, pero una mesa con mantel habla por sí sola: “ven, siéntate, ponte cómoda y no te vayas nunca”.  Los manteles hacen que la comida sepa más rica y que la gente se quede más tiempo en la sobremesa.
  2. Flores o plantas: Las que tengas cerca, en floreros coquetos. Baja al jardín o la calle y corta algunas hojitas que encuentres por ahí. El objetivo es que tengas algo de vida en tu setting.
  3. Adornos: ¡Lúcete! Saca tus chácharas, ponlas en la mesa y cuenta historias fantásticas. Justo de esto se trata el tablescaping. 

Brownie Points: 

  • No te disculpes por nada. ¡Celebra tu mesa divina, el menú sorprendente y la compañía del momento!
  • Deja que tu tablescape cuente historias. Platica el porqué elegiste tal o cual objeto para tus invitados. 
  • Una buena playlist y prosecco sin fin.

Problema resuelto. Sacaste 10. 

#ZASHITUP


Dejar un comentario